¿Por qué instalar una puerta automática en tu garaje?

Comparte la noticia:

Si estás valorando la posibilidad de instalar una puerta automática en tu garaje, te garantizamos que será una opción de la que no te arrepentirás. Las ventajas son innumerables, destacando por encima del resto la seguridad y la comodidad, ya que evitarás que cualquiera pueda abrirla fácilmente, mientras que tú podrás abrirla sin necesidad de bajar del coche a través de un mando a distancia.

Funcionan a través de unos motores para puertas batientes, que se muestran muy resistentes y fiables, siendo muy raro que fallen o se estropeen. Las ventajas que ofrecen son muchas, y a continuación te vamos a mostrar las más destacadas. Toma nota, ¡comenzamos!

Comodidad

Como ya te hemos dicho, la comodidad es posiblemente su principal ventaja. Imagínate llegar a casa cansado después de pasar todo el día fuera, y poder abrir la puerta de tu garaje simplemente con apretar un botón, mientras permaneces sentado en el asiento de tu vehículo.

De esta manera no solo podrás permanecer sentado, sino que además te librarás de la lluvia o cualquier otra inclemencia meteorológica.

Seguridad

Una puerta automática te aportará además seguridad en tu día a día, ya que reducirá enormemente las posibilidades de que alguien abra la puerta y acceda al interior. ¿Por qué? Porque para su apertura es necesario contar con el mando a distancia, que estará codificado con un código aleatorio en sintonía con la puerta.

A esto tienes que sumarle que al no ser necesario bajarte del coche para abrir la puerta, te librarás de posibles robos de ladrones, permaneciendo seguro en el interior del vehículo.

Además las puertas automáticas disponen de una serie de sensores que al activarse, encienden automáticamente las luces del interior del garaje, aumentando la visibilidad y por tanto, también la seguridad.

Instalación

Lejos de lo que pueda parecer, las puertas automáticas cuentan con un proceso de instalación muy sencillo, que te permite tener la puerta montada y lista para usar antes de lo que puedas imaginar. Actualmente existen muchas empresas especializadas en la instalación de puertas automáticas para garaje, que podrían dejarte la puerta instalada en apenas unas horas.

Mantenimiento

El mantenimiento es otro de los pros más a tener en cuenta, y es que las puertas de garaje apenas necesitan mantenimiento, más allá de sus pertinentes revisiones. La gran mayoría de puertas presumen de una gran vida útil y resultan muy resistentes, por lo que en principio no deberías tener que preocuparte por nada.

Un sencillo mantenimiento que además corre a cuenta de la empresa que se haya encargado de su instalación, y lo mismo ocurriría en caso de que la puerta hubiera sufrido algún tipo de desperfecto o avería.

Nada de obstáculos

Con una puerta automática las posibilidades de sufrir un accidente se reducen enormemente, siendo prácticamente nulas. Las puertas han avanzado enormemente y cada vez se muestran mejores y están más preparadas, y en caso de que algún obstáculo se interpusiera en la puerta, sería detectado por los sensores, bloqueando su cierre o su apertura en cualquier caso.