Precauciones a la hora de usar juguetes eróticos

Comparte la noticia:

Aunque los juegos sexuales pueden parecer, normalmente, actividades inocuas y que no requieren ningún tipo de cuidado o precaución por nuestra parte, podemos afirmar con rotundidad que eso es uno de los prejuicios que más quebraderos de cabeza puede darnos. Desde un pequeño e incómodo accidente hasta una visita no tan pequeña, pero sí más incómoda, a urgencias.

Por eso, vamos a recordarte -que nunca está de más- algunas de las precauciones más básicas que es necesario adoptar cuando utilices juguetes eróticos.

Grábate estos consejos a fuego

– Cuida tu cuerpo

Si algo no cabe, no hagas fuerza. Dicho así, hasta parece de sentido común. Pero, si fuese algo tan obvio, no tendríamos la palabra “desgarro” tan asociada a este tema que nos atañe.

Si algo parece caber, pero no entra fácilmente, lubrica. Es como una especie de añadido del consejo anterior. Ya sea introduciendo el juguete en tu cuerpo como metiendo tu cuerpo en el juguete.

– Intenta utilizar juguetes seguros

Que tengas la garantía de volver a recuperar sin pasar por el médico. Como por ejemplo estas bolas chinas, que, utilizadas bien, son fácil y placenteramente extraíbles. Aunque no hay juguetes sexuales homologados como tales, no dejes que tu imaginación vuele hacia objetos potencialmente peligrosos.

Cualquier cosa que haga vacío con el cuerpo es un objeto peligroso. Un objeto duro que se pueda romper mientras lo utilizas es potencialmente peligroso. Exacto: una botella de vidrio entra en esa categoría. Los botes de aerosol tampoco pueden considerarse juguetes sexuales, por lo que no tendríamos ni que mencionarlos. Tampoco querrías que las personas que están de guardia en urgencias busquen tu mando de la televisión, ¿no?

Aun siendo un juguete seguro, es conveniente que siempre te cerciores de que no se va a quedar trabado. Muchos plug-ins tienen un tope, precisamente, por este motivo.

– Cuida los materiales de los juguetes

Sabemos que el látex y los lubricantes con base de aceite no son compatibles, por lo que es recomendable utilizar siempre lubricantes con base acuosa. Esto prolongará la vida útil de todos tus juguetes. También es muy aconsejable que utilices este tipo de lubricante con tus preservativos de látex.

– Limpia muy bien todos tus juguetes después de cada uso

En algunas ocasiones (sobre todo, si vas a utilizar el mismo juguete en el ano y otro orificio o vas a compartir el juguete con otra persona), se recomienda cubrirlos con un preservativo para cada cambio (así no es necesario dejar el juego un rato para ir a lavar).

Si quedan residuos de fluidos corporales o restos de lubricante o líquido (generalmente, espermicida) de los preservativos, es muy recomendable que los elimines utilizando agua tibia y jabón neutro y los seques con delicadeza o los dejes secar al aire antes de guardarlos. Los fluidos corporales, generalmente, son ligeramente ácidos y contribuirán al desgaste del material, aunque eso es una minucia, comparado con la exposición a posibles infecciones.

– En la moderación está la virtud

Un objeto utilizado continuamente en el mismo sitio puede causar lesiones, entumecimiento o dolor, ya sea un vibrador femenino o anillo para el pene.