¿Qué puede aportar el renting flexible para pymes?

Cuando comienzas el proceso de creación de una pyme, entran en juego muchos factores que pueden influir en su desarrollo y funcionamiento. Uno de estos elementos es la adquisición de vehículos, ya sea para transporte de mercancías, para traslado del personal u otro uso comercial.

¿Qué hago, compro o alquilo un vehículo para mi empresa?

La adquisición de uno o varios vehículos para tu pyme es una decisión muy importante, ya que representa el desembolso de una cantidad considerable de dinero, que puede ser necesaria para otra faceta de tu empresa.

La compra supone tener un vehículo que quedaría en tu propiedad, pero a cambio, en el mejor de los casos, del pago de una gran cantidad de dinero en efectivo. En el peor de ellos, hipotecarse a pagar un crédito a un tiempo determinado con unos pagos y un tiempo, que puede variar.

En el caso del alquiler, la cosa es diferente. Se abona una cantidad determinada, en cuotas, por el uso de un vehículo durante un tiempo determinado. En el caso del renting, existen muchas modalidades dependiendo del uso que se le va a dar, profesional o particular, o para transporte de personas o mercancías, entre otras.

¿Qué ventaja tiene tu pyme con el renting?

El renting tiene dos ventajas sobre la compra en propiedad que debes tener en consideración:

– Con la compra, el vehículo es de tu propiedad y este se va devaluando conforme pasa el tiempo, con lo que a la hora de venderlo pierdes dinero, lo que no pasa con el vehículo de alquiler. Lo devuelves al terminar el contrato, pudiendo alquilar otro nuevo por la misma cuota.

– Muchos gastos de mantenimiento son asumidos por la empresa de alquiler, lo que implica más ahorro aún en comparación con el adquirido en propiedad, en el que todos los gastos quedan a cargo del titular.

El renting flexible, una gran opción para tu empresa.

Dentro de todas las modalidades de renting existentes, el renting flexible para pymes, es la solución con más posibilidades a la que puedes optar. Se trata, como su nombre indica, de una alternativa con una gran flexibilidad, que permite amoldarla a tus posibilidades.

Qué te ofrece:

– La posibilidad de elegir el vehículo que más se adecúe a las exigencias de tu empresa, pudiendo elegir entre utilitarios, vehículos de transporte de mercancías, todoterrenos, etc.

– Elegir el plazo del alquiler del vehículo, pudiendo disponer inmediatamente del vehículo solicitado.

– En el proceso de contratación no intervienen los bancos, las operaciones se realizan directamente entre la empresa de renting y la empresa que alquila.

– Poder contar con un vehículo de sustitución, para el caso de alguna avería o accidente con el vehículo alquilado, por lo que tu actividad empresarial no quedará paralizada a consecuencia de una incidencia con el vehículo alquilado.

– Poseer un servicio de mantenimiento, que garantice el buen funcionamiento y así evitar averías e imprevistos.

– No existe compromiso de permanencia ni penalización en caso de cancelar el alquiler del vehículo de manera prematura.

En resumen, con este sistema de renting, tu pyme solamente pagará por el producto y el tiempo usado, sin más gastos prescindibles.

The following two tabs change content below.

Sara Vega

Todo lo relacionado con la historia y las últimas curiosidades descubiertas son de mi interés, y por ello, pretendo que también lo sea para vosotros