Vestidos de punta, la mejor opción para proteger a las más pequeñas del frío

Comparte la noticia:

Llega el frío y cuando tenemos niñas pequeñas en casa, es inevitable comenzar a pensar en diferentes opciones que nos permitan protegerla de las bajas temperaturas y nos ayuden a evitar posibles resfriados. Nosotros lo sabemos, y también sabemos que aquí una de las mejores soluciones son los vestidos de punto de niña.

Y es que el punto es uno de los materiales que más protegen del frío sin ninguna duda, sin además renunciar a la comodidad ni al estilo. Por ello no es de extrañar que las principales firmas de moda infantil presten una especial atención a los vestidos de punto, ofreciendo un sinfín de modelos diferentes entre los que elegir, fabricados todos ellos con fibras de origen natural.

Hasta aquí todo claro, el problema está en que el punto es un material muy delicado y nosotros lo sabemos, por ello a continuación te vamos a dar una serie de pautas que te serán de gran ayuda a la hora de cuidar los vestidos de punto de las más peques de la casa.

Consejos para cuidar prendas de punto

Lo más importante a la hora de cuidar y mantener en perfecto estado un vestido o cualquier otra prenda de punto, es prestar una especial atención a la etiqueta de cada prenda, ya que en ella encontrarás las indicaciones a la hora de lavarla. La etiqueta te informará sobre si la prenda está elaborada con fibras naturales como la lana, el mohair o fibras sintéticas, y así tomar las precauciones necesarias.

Mirando la etiqueta también podrás saber si la prenda será apta para lavarla en la lavadora, o si por el contrario tendrás que lavarla a mano. En caso de que la etiqueta no muestre información al respecto, te recomendamos que optes por lavar la prenda siempre a mano, ya que de esta forma evitarás que sufra cualquier tipo de problema, y te asegurarás de que se mantenga en perfectas condiciones.

Si en cambio la prenda sí se puede lavar en la lavadora, lo más recomendable es optar po un lavado corto, o específico  para prendas delicadas. Si finalmente la etiqueta te indica que tendrás que lavarla a mano, es importante que utilices un detergente suave, y que sumerjas la prenda en un barreño con agua caliente, y remuevas la prenda con mucha delicadeza, sin frotar fuertemente ni retorcer la prenda.

Una vez lavada la prenda de punto, también tendrás que prestar una especial atención al secado. Aquí es importante que no utilices nunca la secadora, ya que de lo contrario es muy probable que la prenda acabe encogiendo.

A la hora de colgarla, es importante que no utilices pinzas, ya que en ese caso las fibras podrían acabar cediendo, provocando que las prendas poco a poco fueran perdiendo su forma original.

Y por último está el planchado, el cual debe realizarse con delicadeza y mucho cuidado, siendo lo más breve posible. No debes apretar sobre la prenda bajo ningún concepto, de hecho, debes deslizar ligeramente la plancha, sin apenas tocar la prenda.